Tacna, Arequipa, Chucuito. Perú

Llegamos a la primer ciudad desde la frontera con Chile, Tacna, donde aprendimos que nunca hay que permanecer en las ciudades de frontera.

Les cuento cómo va la vida en el Perú: estuvimos dos días en Tacna, una ciudad grande, nada para hacer sólo descansar de varios días de ruta y disfrutar del hostel de puta madre: desayuno con salchichas y huevos, pantalla LCD con cable, wi fi, agua caliente y servicio de habitación.

Al tercer día a la mañana Tony cargó el auto frente al hotel, lo cerró con llave y cruzó al hotel para buscarme, yo estaba usando internet en el lobby. Pasaron dos minutos, volvimos al auto que tenía la cerradura rota y faltaban nuestras dos mochilas de mano (celulares, cargadores, la camara de fotos, el gps, tarjetas de crédito, dni, cds, los dvd que me regalaron German, Vale y Beto, papeles de migración, muchos libros, los hilos de macramé, pinzas, regalos,etc). Un bajón, instintos de volver a Chile, bronca, indignación, puteadas, ganas de llorar, me la aguanté, pero más tarde no pude resistir por de la bronca que me provocaron los policías. Fuimos a la comisaría para hacer la denuncia y tardaron cinco horas en atendernos, la eficiencia de la policía en una virtud internacional. Lo dejaron a Tony sentado en un banco y le hicieron repetir mil veces lo que pasó. Y se limitaron a preguntarle boludeces: ¿Los franceses son románticos como en la tele? ¿Cuál es la torre esa que tienen en Francia? y la frutilla del postre:

-¿A qué se dedica usted?

-Hago programación en informática.

-¿Sabe arreglar un satélite  Porque tenemos un satélite peruano para arreglar. (¡?!¿)

Como necesitamos unas fotocopia de la denuncia (por las dudas) hay que legalizarla y nada es gratis en esta vida. Lo mandan a Tony a pagar una tarifa al banco, tarifa que no puede pagarse sin hacer una hora de cola.

El auto no tenía cerradura y estaba todo cargado por lo tanto yo me quedé las cinco horas adentro. Un policia vino a charlar conmigo un rato y para que yo no me aburra, me contó las virtudes económicas del régimen de Pinochet en Chile “Es gracias a él que los chilenos están bien ahora y todos pueden tener autos nuevos”. ¡Por si no tuve suficiente el día de hoy!

Fuimos a un taller, cambiamos la cerradura y terminamos muy tarde, cansados, fastidiados y de mal humor. Buscamos un hostel lindo, miramos Los Simpsons y pedimos comida a la habitación para combatir la mala onda.

Al otro día nos fuimos a Arequipa, una ciudad grande donde la gente va para visitar el Cañon del Colca o el Convento de Santa Catalina, pero nosotros fuimos a hacer trámites de los documentos hurtados. A re-hacer los papeles de migraciones y a esperar que me manden una tarjeta de crédito de emergencia. El Cañon salía un huevo, el camino es de ripio (trocha dicen acá) no sabíamos hasta donde iba a poder llegar el autito entonces no fuimos.

Nos quedamos en un hotel seis días, salíamos a pasear un poco cada día, pero el tráfico era tal que tardábamos horas para hacer cualquier paseo dentro de la ciudad. Sumado a que los peruanos tocan bocina, cuando alguien para en un semáforo en rojo, cuando alguien avanza en verde, cuando alguien se adelanta, cuando alguien dobla, cuando alguien quiere estacionar, cuando cada taxista ve un peatón por la calle (para ofrecer sus servicios) es decir: todo el tiempo. En Arequipa una señora que tiene su negocio en la esquina donde paran todos los colectivos, era casi imposible pedirle me venda una botella de agua porque no me escuchaba “ya me estoy quedando sorda, mi mamá ya se quedó” me dijo.

Por suerte en estos días de mala onda vino Papá Noel: los papás de Tony nos mandaron 100 euros para que nos compremos una cámara nueva! Y justo eso sale una cámara Lumix que saca fotos panorámicas. También nos compramos un hervidor eléctrico (un jarro de aluminio con un enchufe) para tener donde hervir agua y cocinar algo porque son muy pocos los hostels con cocina.

El autito también necesitaba cariño, le cambiamos las cubiertas. En el taller Tony contó por vez número 1293 cómo trajo el auto desde Francia. Historia que nunca pierde su magia, se puede ver el asombro en la cara de los mecánicos y él nunca se va a cansar de contar.

Antes de irnos del hotel nos despedimos de los dos chicos que lo atendían, que no nos hablaron en toda la semana. Yo me puse a tirar agua a los vidrios del auto porque con tanta tierra no se veía nada. Los chicos vinieron con baldes y trapos y se ofrecieron a lavarnos el auto. Después trajeron la cámara para sacarse fotos con nosotros, nos preguntaron si íbamos a volver y nos desearon feliz viaje . Teníamos dos amigos y no sabíamos!

P1000038

Llegamos a Chucuito, un pueblo cerca de Puno, frente al lago Titikaka, muy chiquito Chucuito, no había turistas. Conseguimos un hostel muy lindo pero caro. Y al otro día fuimos a buscar uno más barato, encontramos un italiano-peruano que está remodelando la casa de sus abuelos para hacer un hostel, una casa muy vieja casi toda hecha con piedras, con un patio, muchas plantas. Una casa muy de otra época. Y éramos los únicos inquilinos (no les quiero decir que a la noche nos daba un poco de cagaso sobre todo cruzar el patio para ir al baño).

tony y la cholita
Cholita atrevida

Desde ahí fuimos a visitar las playas de Charcas, la península de Chucuito, las playas de Juli (todos pueblos que bordean el lago).


cantando al chancho
Comparto mi arte con el amigo Babe que insiste en escuchar Amores como el nuestro

También fuimos a Puno, no podemos considerarla una ciudad lo que se dice “linda”. Desde ahí salen las lanchas para ir a las islas de los Uros. Son unas islas artificiales hechas de totora, con casitas de paja también. Los Uros te muestran la isla, sus viviendas y después te presionan un poco para comprar artesanías o a pagar un paseo en bote. Dicen las malas lenguas que no viven ahí realmente sino que van cada día a trabajar para los turistas.De todas maneras es lindo el paseo y el contraste entre el lago azul, las casitas de paja y el cielo azul.

uros

P1000175
En la excursión conocimos al “payaso chupetín” que se la pasó acosando a dos francesas todo el paseo.

Hasta la próxima!

Anuncios

Deja un comentario - Laissez un commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s